Mi perro me saca los dientes cuando lo regaño, ¿qué puedo hacer?

La amistad entre el ser humano y el perro, inició hace más de 20.000 años atrás. Diversos estudios han demostrado que los hombres recolectores y cazadores fueron los encargados de amaestrar y domar a las especies de lobos salvajes de las que los perros descienden.

Esta influencia humana, no solo causó cambios en su carácter y comportamiento, sino que con el pasar de los años, sus características físicas evolucionaron. Dando origen a las distintas razas de caninos que conocemos hoy día, las cuales fueron el producto de un proceso selectivo de morfología y habilidades.

Como consecuencia de este proceso evolutivo, el perro se convirtió en un animal muy dócil. Pese a ello, existen circunstancias en las que este animal tiende a desobedecer y presentar conductas agresivas, por lo que si tu perro te saca los dientes cuando lo regañas, aquí te explicamos el por qué y el cómo debes actuar.

¿Por qué gruñen y sacan los dientes los perros?

El gruñido, ladrido o enseñar los dientes, forman parte del lenguaje canino. Este es el modo en el que los perros intentan comunicarse con los humanos, demostrando una señal de amenaza o intimidación.

Aunque muchas veces los perros usen señales amistosas para comunicarse con sus dueños, este no es el caso de los gruñidos, los cuales se asocian a conductas agresivas. De modo tal, que sea cual sea la causa desencadenante, dicho comportamiento conflictivo debe corregirse.

Como es de esperarse, al igual que los humanos, los perros pueden sentir enfado, presión, miedo y estrés. Esta conducta solo puede mejorar si aprendemos a comprender a nuestras mascotas, es decir, que si hallamos la razón que los motiva a actuar de cierta forma, podremos ayudarlos a que mejoren esta forma de comunicación negativa.

En la mayoría de los casos, esta forma de actuar se considera una respuesta asociada a una sensación de amenaza. Por ejemplo, se puede presentar cuando un desconocido se les acerca mientras comen, se les quita algún juguete que quieren o incluso cuando se les regaña.

LEER  A mi perro le suenan las tripas, ¿debo preocuparme?

Considerando que este último motivo (los regaños), sean la razón de su conducta inapropiada. Puedes acudir a un experto en adiestramiento para que enseñe a tu perro a mejorar sus actitudes, o puedes hacerlo tú mismo utilizando los consejos enlistados en el siguiente apartado.

Da igual, si eres tú quien le enseñe o alguien más, lo importante es priorizar la educación de tu mascota para corregir los malos hábitos adquiridos.

¿Es malo regañar a los perros?

El primer punto que se debe aclarar es que el castigo es algo que le provoca estrés a tu mascota. Por lo que, seguramente cada vez que le gritas o regañas a tu perro, desencadenes emociones negativas o perjudiciales para su bienestar, como la ansiedad.

La mayoría de las veces esta es la razón primordial por la que los perros llegan a perder el control sobre sí mismos y actúan de forma agresiva e impulsiva. Por lo tanto, cuando se adopta un perro es esencial mantenerse atento a sus conductas, porque estas permitirán conocer si existe o no un historial de maltrato físico en el pasado, que explicará el comportamiento negativo de tu mascota.

También debes tener en cuenta que, si vas a regañar a tu perro, debes hacerlo justo después de observar lo que ha pasado. Ya que, si dejas pasar mucho tiempo después de que mostrara una mala actitud, probablemente no comprenderá el motivo de tu enfado, y tenderá a actuar por frustración.

Cada vez que un perro es sermoneado, y este manifiesta su enojo a través de conductas conflictivas, a medida que se aumente la intensidad del regaño, también aumentará el estrés del animal, el cual puede optar por una respuesta agresiva. Por tal motivo, no se recomienda el regaño como método correctivo de las malas conductas.

Asimismo, se deben evitar los castigos físicos, dado que esto solo traerá más violencia y provocará que las malas actitudes se repitan más constantemente.

LEER  ¿Qué significa soñar con perros negros?

En los casos en los que observes la cola de tu perro rígida y hacia arriba, será porque tu peludo amigo está muy enfadado. En cambio, si determinas que su cola está escondida entre sus patas hacia la parte de su estómago, será porque se halla muy nervioso o asustado.

Sin importar cuál sea el caso, evita acercarte y alterarlo más de lo que ya está.

¿Qué hacer si tu perro te enseña los dientes cuando lo regañas?

Debido a que existen altas posibilidades de que, en algún momento de la vida de un perro, este presente actitudes conflictivas fuera de lo común. A continuación, te presentamos una serie de recomendaciones que debes seguir para tratar de corregir su conducta antes de llamar a un especialista de adiestramiento canino.

1. Detecta qué causa el problema

Observa con detalle el lenguaje corporal de tu perro mientras te muestra los dientes, esto puede ayudarte a identificar la raíz del problema. A veces puede ser simplemente una respuesta instintiva.

No obstante, en determinadas ocasiones esta manera de actuar puede estar relacionada con alguna patología que les cause dolor e intolerancia a cualquier circunstancia que les genere estrés.

2. Aprende que el regaño no es la mejor manera de educar

Si notas a tu perro molesto y te muestra los dientes mientras lo estás regañando, y a medida que va adoptando este comportamiento lo empiezas a regañar por estas acciones. Lo único que conseguirás será incentivar esa respuesta negativa.

Por lo que, si observas este juego de poder, lo mejor es que te calmes y busques un tono de voz adecuado que te ayude a hacerle comprender que sus acciones están mal. Es más probable que llegue a comprender su error si le hablas tranquilamente, a si lo haces alterado.

3. El castigo tampoco es la mejor opción

Si tomas la decisión de castigar a tu mascota, lo único que lograrás será transmitirle emociones negativas, las cuales tarde o temprano debilitarán su salud emocional y alimentarán su inseguridad. Recuerda que, un perro estresado constantemente, puede desarrollar trastornos psicológicos que afecten su aprendizaje y lo impulsen a conductas autodefensivas.

LEER  Las 10 mejores razas de perros para pisos

4. Apóyate en el uso del refuerzo positivo

Si logras incluir en su día a día el refuerzo positivo, podrás darle el equilibrio emocional que necesita. Esto se logra premiando las buenas conductas, lo que lo impulsa a comportarse de una mejor manera.

Este tipo de ejercicios, suelen ser más satisfactorios que enfocarse en los errores que cometen y reclamarles continuamente por ello.

5. Invierte más tiempo en hacer actividad física junto a tu perro

A veces, los perros que pasan muchas horas encerrados acumulan gran cantidad de energía, lo que los vuelve mucho más propensos a sufrir de ansiedad. Esto los convierte en seres poco tolerantes, los cuales se mantendrán siempre a la defensiva, ya sea mostrando sus dientes o ladrando.

Por eso, es de suma importancia que le ofrezcas a tu peluda mascota una estimulación adecuada, para que su comportamiento llegue a ser equilibrado. Esto puede mejorar, si aumentas la actividad física diaria, a través de ejercicios, juegos y paseos.

6. Respeta la naturaleza de tu peludo amigo

Enfócate en conocer mejor a tu perro y su naturaleza. De esta manera, aprenderás a respetar esos instintos que lo llevan a expresarse de una forma inadecuada.

No olvides que se trata de un animal, el cual se expresa según se lo permite su naturaleza canina, la cual nuca debe ser reprimida.

7. Busca ayuda de un especialista en la salud animal

Si llegaste al punto en el que tu mascota ha sobrepasado todos los límites de respeto hacia ti y su entorno o presenta algún otro trastorno del comportamiento, lo mejor será acudir a una consulta veterinaria o conseguir ayuda con algún educador profesional.

Total
0
Shares
También te puede gustar