A mi perro le suenan las tripas, ¿debo preocuparme?

El aparato digestivo de los perros es diferente tanto en longitud como acidez al de los humanos. Sin embargo, los sonidos en el estómago durante la digestión, son un aspecto que si comparten.

Los gorgoteos estomacales, mejor conocidos como borborigmos, son muy comunes y totalmente normales en la vida de nuestras peludas mascotas. Estos se presentan durante la digestión de los alimentos, ya que el paso por los distintos órganos del sistema digestivo suele producir ruidos causados por el movimiento.

En general estos sonidos no son razón para preocuparnos, pero si se vuelven muy frecuentes y van acompañados de alguna otra sintomatología, lo mejor será acudir al veterinario. Para ayudarte a identificar la causa del problema, hemos preparado la siguiente guía sobre el ruido de las tripas caninas, las medidas de precaución y cuándo debemos preocuparnos.

¿Es normal que a mi perro le suenen las tripas?

Como hemos visto anteriormente, al igual que sucede con los humanos, las razones más habituales del ruido estomacal en los perros, se encuentran relacionadas con la digestión o el hambre. Pero también, el movimiento del gas a través de los intestinos puede llegar a ser una causa potencial.

Es decir, que la dieta y la forma de comer pueden provocar estos gorgoteos, debido a que los perros tienen la costumbre de masticar muy rápido y de forma desesperada. Esta conducta ocasiona una ingesta excesiva de aire, que cuando atraviesa el intestino produce ciertos sonidos.

Los borborigmos normales son suaves y tranquilos, además se pueden escuchar poniendo la cabeza cerca de su abdomen o estando a una corta distancia del animal. Mientras que, cuando estos ruidos son anormalmente fuertes, al punto de escucharse a varios metros de distancia, no se consideran como un estado normal.

Aunque escuches un sonido fuerte proveniente del estómago de tu perro, esto no significa que debas alarmante. Ya que posiblemente se deban a alguna anomalía menor en el tracto intestinal o sencillamente a que tu mascota tiene hambre.

De igual modo, si este ruido se vuelve constante y a su vez va acompañado de otros síntomas como vómitos o diarreas. La mejor decisión será ir a consulta con un especialista en la salud animal, porque en ciertas ocasiones los gorgoteos pueden relacionarse con alguna otra patología más importante.

LEER  Chuches naturales para perros

¿Por qué a mi perro le suenan fuerte las tripas y tiene otros síntomas?

Si los borborigmos vienen acompañados de vómitos o diarreas, las causas pueden ser:

  • Gastroenteritis aguda: esta ocurre principalmente cuando el animal consume alimentos en mal estado o si se presenta un cambio brusco en su dieta. Esta patología causa la inflamación del aparato digestivo.
  • Inflamación intestinal crónica: ocurre cuando el intestino no es capaz de digerir los alimentos adecuadamente.
  • Intolerancia alimentaria: esta afección ocasiona un funcionamiento anómalo del intestino. Causando, además de la diarrea y los vómitos, flatulencias.
  • Alergia alimentaria: si además de vómito y diarrea se observa una dermatitis en la piel, con purito no estacional, es posible que tu perro sea alérgico a cierto alimento que consumió o se haya intoxicado.

Si, por el contrario, notas que tu perro se encuentra apático, no puede defecar (aunque lo intente), presenta dolor y falta de apetito, posiblemente tenga un problema de obstrucción intestinal. Esta afección puede ser el resultado de la ingesta de comida en mal estado, un cuerpo extraño o incluso por la existencia de algún órgano inflamado.

En estos casos, el intestino aumenta su flujo para intentar remover el contenido no deseado el cual está causando el bloqueo Y es este movimiento constante el que genera esos sonidos que escuchamos desde la barriga de nuestras mascotas.

También, puede ocurrir que un medicamento estimule o aumente la movilidad del tracto gastrointestinal, como sucede con la domperidona y la cisaprida.

Entre todas las causas posibles, la más común es la infección parasitaria. Cuando hay parásitos en el intestino, los perros, es posible que el animal presente síntomas como vómito, diarrea, inflamación abdominal, indiferencia a la hora de comer y probablemente consigas algunas lombrices o gusanos en sus heces.

¿Qué hacer si a mi perro le suenan las tripas?

Luego de haber revisado las diferentes razones responsables del borborigmo, la falta de apetito y otros síntomas relacionados con el tracto gastrointestinal. Es evidente la importancia de seguir una serie de pautas previas a la visita al veterinario, como lo son:

  • Determinar si hay alguna señal o rastro de comida que tu mascota haya podido dejar al ingerir algún alimento, sin que te dieras cuenta.
  • Prestar mucha atención a los síntomas, su frecuencia y severidad.
  • Observar el estado de las heces, en el caso de existir diarrea o deposiciones atípicas.
  • Examina la piel del animal, en busca de alguna señal que indique intoxicación o alergia alimentaria, ya sea una dermatitis o prurito.
LEER  Como convencer a tus padres de tener un perro

En caso de que los síntomas persistan o empeoren, lo mejor será solicitar una consulta de urgencia con el veterinario.

¿Cómo evitar que a mi perro le suenen las tripas?

1. A partir del control alimentario

  • Es importante establecer un horario de comidas, esto evitará que tu mascota coma más de lo necesario.
  • Evita darle algún alimento o golosina que esté fuera de lo indicado para perros, ya que estos podrían causarle trastornos digestivos.
  • Mantener la comida fuera del alcance del perro, es decir, solo sírvele la cantidad que necesita comer en el momento y el resto guárdalo en un lugar al que no tenga acceso, esto ayudará a que no coma más de la cuenta. No solo debes hacer esto con su comida, sino también con cualquier otro alimento de consumo humano, ya que los perros la mayor parte del tiempo no ven ni miden lo que están comiendo.
  • No permitas que tu mascota ingiera nada que consiga por la calle, ni tampoco que otras personas le ofrezcan alimento sin tu aprobación.
  • Cambia su dieta a alimentos fáciles de digerir y ricos en nutrientes, esto le ayudará a contrarrestar diversos trastornos estomacales.
  • No le des las sobras de comidas humanas a tu perro, esto puede desencadenar una pancreatitis, a causa de que su estómago no está preparado para procesar ciertas comidas.

2. Otras recomendaciones

  • Regula la cantidad de agua que beben al día, el consumo suficiente de agua es muy beneficioso para cualquier ser vivo. Sin embargo, en perros que pasan mucho tiempo al aire libre o sin supervisión al alcance de comida no recomendable para ellos, el agua será un gran aliado para diluir las sustancias perjudiciales y si presentan diarrea, contribuirá a que no se deshidraten.
  • Anímalo a comer hierba (siempre supervisando el tipo, debido a que existen plantas tóxicas para ellos). Esto funcionará como remedio natural para mejorar el tránsito intestinal, ya que el consumo de plantas es un hábito normal en los perros que utilizan para purgarse.
  • Intenta mantener un entorno seguro, evitando que tu mascota ingiera cualquier objeto potencialmente peligroso para su salud.
  • Como bien se sabe, los parásitos intestinales suelen ser un problema recurrente durante la vida de los perros, principalmente en aquellos con dietas poco saludables. Para prevenir esta afección, lo mejor es hacer un diagnóstico continuo de los síntomas. Cuando se sospeche la presencia de infección parasitaria, se debe aplicar un tratamiento que incluya medicamentos antiparasitarios.
  • Si tienes varias mascotas, siempre utiliza envases separados para alimentarlas. Para impedir que, si alguna come más rápido, no termine por comerse las raciones de las demás.
  • Colocar la comida en envases elevados ayuda a mejorar las dolencias estomacales y los gases, porque este mecanismo evita la ingesta excesiva de aire mientras comen.
LEER  Mi perro me saca los dientes cuando lo regaño, ¿qué puedo hacer?

La última recomendación es que no dejes de pasar tiempo con tu peludo amigo. Esto te ayudará a conocerlo mejor, y a la hora de identificar cualquier síntoma relacionado con su salud, podrás hacerlo de forma más oportuna.

¿Cuándo hacer una cita con el veterinario?

Mientras tu perro presente gorgoteos estomacales ocasionales y durante periodos cortos, es posible que no haya de qué preocuparse. Pero, si la actividad intestinal de tu perro no deja de hacer ruidos fuertes (varias veces al día, durante varios días a la semana), al mismo tiempo que su ánimo decae y empiezas a observar nuevos síntomas, deberás agendar inmediatamente una cita con el veterinario.

Total
0
Shares
También te puede gustar