Mi perro se lame mucho las patas ¿debo preocuparme?

A lo largo de la historia entre los humanos y los perros, hemos aprendido mucho del comportamiento de nuestros peludos compañeros. Que, a pesar de no poder comunicarse verbalmente, con su forma de actuar nos han enseñado a comprenderlos un poco más.

Por eso, se sabe que una de las conductas más usuales de los perros es lamer diferentes partes de su cuerpo. Aunque no es raro ver que un perro se lama las patas, si lo es, si lo hace muy constantemente y con una insistencia excesiva.

Las razones detrás de este comportamiento repetitivo pueden ser muchas, desde alergias menores, hasta traumatismos o tumores. Comprender el verdadero significado de su conducta no suele ser tan fácil, es por ello que hemos preparado una lista con las razones más y menos comunes por las que los perros se lamen mucho las patas y cuándo debes preocuparte.

¿Por qué mi perro se lame mucho las patas?

Los animales muchas veces toman acciones que nos cuesta entender, debido a que actúan por instinto. Así como los perros comen hierbas para purgarse cuando están atravesando algún problema intestinal, otros tienden a lamer sus patas para aliviar ciertas molestias.

Aun cuando lamerse las patas es un comportamiento canino muy frecuente, si se trata de un lamido continuo y compulsivo puede indicar un problema. El motivo más habitual que lleva a un perro a lamer sus extremidades suele ser algún tipo de incomodidad física (molestia, picor o dolor), relacionada con factores como alergias, humedad, sequedad en la piel, parásitos o traumatismos.

De igual forma, como última opción, si se descartan todas las posibilidades médicas, es probable que el problema pueda estar asociado a un trastorno de conducta. En estos casos, el tratamiento deriva en el uso de técnicas de educación correctiva conductual.

¿Cómo determinar si esta conducta se ha convertido en un problema?

Lo primero que debemos hacer es revisar las patas de nuestro peludo amigo, ya que si estas se encuentran:

  • húmedas la mayoría del tiempo
  • o al contrario están muy resecas,
  • si la parte de los dedos presenta un color marrón cobrizo,
  • o si están más oscuras que de costumbre

Es posible que su conducta de lamerse las patas constantemente esté relacionada con la existencia de una afección física.

La mejor forma de determinar si se trata de un comportamiento normal o de sí tu mascota está experimentando alguna dolencia. Es observando si esta conducta se ha vuelto un hábito en su rutina diaria, si prefiere quedarse lamiendo sus patas en vez de comer, quedarse a descansar o salir a jugar.

LEER  Mi perro me saca los dientes cuando lo regaño, ¿qué puedo hacer?

Por lo tanto, ante este llamado de atención es importante vigilar la intensidad del lamido, la duración de la misma y el estado de las extremidades en el tiempo. Si estas son muy marcadas, la mejor manera de actuar será visitando a un veterinario lo antes posible.

Razones por las que un perro se lame mucho las patas

Existen un gran número de razones para que nuestro perro decida lamer sus patas constantemente. Estas pueden estar relacionadas tanto a problemas físicos como psicológicos, aunque la mayoría de las veces la respuesta a este comportamiento se encuentra en una causa física.

Causas físicas

1. Dolor

En aquellas ocasiones en las que un perro comienza a lamerse de forma repentina y prolongada sus patas, especialmente cuando presta más atención a una de ellas, suele ser un indicativo de dolor. Esta molestia puede ser la consecuencia de una espina o un trozo de cristal clavado en sus patas, una herida, una picadura de insecto, una uña rota, entre otras.

Si al revisar sus patas y almohadillas no encuentras ningún indicio de estas causas, no debes ignorar su comportamiento. Lo ideal es que lleves a tu perro a un veterinario en la mayor brevedad posible.

Ya que, otras de las posibles causas de su dolor pueden estar sucediendo a un nivel más profundo, ya sea por la presencia de un tendón o ligamento dañado, o por una fractura. Los cuales generen inflamación y dolor acompañado de cojera.

2. Alergia o infección

Otra razón muy común del lamido excesivo de las patas de tu perro, puede estar asociada a un agente externo que le produzca algún tipo de alergia, ya sea primaria, secundaria o ambiental. Lo que, acompañado de los constantes lamidos por la fuerte picazón, puede llegar a agravarse y derivar en una infección e irritación de la piel.

Desde el polvo en suspensión, el polen de distintas flores durante la época de primavera y las hojas de otoño, se hallan los principales agentes desencadenantes de este tipo de alergias. Es por ello, que debemos estar muy atentos siempre a los factores externos e internos que afecten de manera negativa a nuestras mascotas.

Como suele ser bastante complejo identificar el alérgeno que le causa estos síntomas a nuestros perros. La mejor solución es llevarlos a una consulta con el veterinario, el cual podrá determinar qué le ha causado la alergia e indicará el tratamiento correspondiente para su mejora.

LEER  7 razas de perros pequeños blancos

3. Pulgas o garrapatas

La aparición de pulgas y garrapatas en la piel de los perros, es una de las afecciones más comunes, que tienden a experimentar estos animales en algún momento de sus vidas. Las pulgas son una plaga difícil de detectar a simple vista, en cambio, las garrapatas suelen ser mucho más visibles.

Tanto las pulgas como las garrapatas tienen una fuerte saliva que causa mucho picor, el cual ocasiona que se rasquen, mordisqueen y laman sus patitas. Los casos más severos se presentan en aquellos perros con alergias a las pulgas o garrapatas.

La mejor forma de combatirlas, es usando antiparasitarios que te ayuden a descontaminar a tu mascota. Además, debes tener en cuenta que una vez hallas tratado a tus perros, el siguiente paso es eliminar las pulgas y garrapatas del hogar.

Si luego de haber descontaminado a tu perro y haber cumplido con todos los lineamientos de limpieza, no observas mejoría en los síntomas, lo mejor será acudir a un especialista en la salud animal.

4. Problemas ortopédicos

Otro motivo menos habitual para este comportamiento, son los problemas ortopédicos. En estos casos particulares el lamido ocurre en áreas muy concretas, donde gradualmente van apareciendo úlceras por lamido en los tarsos y carpos como consecuencia de una artritis o artrosis.

Para este diagnóstico, el animal debe ser evaluado por un veterinario, el cual encontrará el punto de dolor durante la exploración. De esta manera, precisará si es necesario realizar pruebas de imágenes como radiografías, ecografías u otras.

5. Humedad y piel seca

Cualquiera de los extremos es malo, es decir, ya sea la humedad como la resequedad en la piel en exceso son razones suficientes para que un perro no deje de rascarse o lamerse las patas. Motivo por el cual, es muy importante que luego de un baño revises que los dedos, uñas y almohadillas de sus patas queden secas, para evitar la proliferación de microorganismos.

También el clima húmedo y cálido puede hacer que las mascotas que sufren de dermatitis la pasen muy mal, debido a que la piel se les reseca. Otra posibilidad es que no obtengan la cantidad necesaria de ácidos grasos para mantener su piel hidratada y protegida.

Por ende, lo más recomendable es que durante las diferentes épocas del año evalúes con mucha atención los diferentes cambios físicos y de conducta que observes en tu mascota.

Causas psicológicas

1. Aburrimiento

En el pasado, cuando el perro aún no era considerado un animal doméstico, su rutina diaria consistía en salir a caminar y cazar durante muchas horas al día. A diferencia de sus días llenos de actividad, actualmente los perros acumulan mucha energía, debido a que duran muchas horas encerrados en casa.

LEER  Como convencer a tus padres de tener un perro

Este estilo de vida puede llevarlos a la frustración, lo que se manifiesta en comportamientos destructivos como lamerse mucho las patas. Para mejorar este tipo de conductas, lo recomendable es:

  • Llevarlos a dar paseos largos donde puedan liberar su energía,
  • proporcionarles juguetes divertidos con los que puedan distraerse,
  • jugar con tu peludo amigo varias veces al día,
  • cambiar sus juguetes periódicamente.

2. Ansiedad, estrés o depresión

Existe una razón más por la cual podemos notar que nuestra mascota se lame constantemente las patas, la cual está estrechamente relacionada con causas psicológicas. La depresión o ansiedad puede ser el resultado de diversos problemas como:

  • Ansiedad por separación,
  • falta de ejercicio,
  • que sean nerviosos o muy activos,
  • trastornos obsesivos-compulsivos,
  • sensación de soledad

Esto se debe a que, así como las personas se muerden las uñas cuando sienten mucha ansiedad, para los perros lamerse o morderse las patas puede ser un reflejo de alguna situación que le genera estrés. Siendo esta la manera a través de la cual pueden relajarse y calmarse.

Para este tipo de circunstancias, lo que se recomienda hacer es revisar sus patas en busca de alguna señal de hinchazón, enrojecimiento, lesión o inflamación. De no existir ninguna de estas, seguramente no será nada por lo que debamos preocuparnos.

La mejor manera de actuar, será ayudándoles a corregir esta conducta a través de la educación y mejorando las condiciones de vida al satisfacer sus necesidades físicas y psicológicas.

¿Debo preocuparme?

En el momento que observemos que lamerse las patas se convierte en una acción muy frecuente y obsesiva, es cuando debemos empezar a preocuparnos. Porque dicho comportamiento puede ser señal de una patología.

Siempre vigila detalladamente si lame una parte en específico, o si lo hace por todo su cuerpo. Esto te dará pistas sobre si el lamido está asociado a una cuestión física, alimentaria o psicológica.

Además, acercarte a mirar la zona con más detalle te ayudará a descartar la posibilidad de una reacción alérgica o lesión menor. Pero siempre tómate tu tiempo para ver y controlar los posibles motivos que condicionan su comportamiento.

Recuerda que la mejor solución estará en manos de un especialista en la salud animal. Ya que ellos podrán encontrar la explicación de forma más precisa y acertada, con lo cual el problema se tratará de una forma mucho más eficaz.

Total
0
Shares
También te puede gustar