Diferencias entre asnos y burros

Son muchas las personas que realmente se preguntan si realmente hay diferencias entre burro y asno. Es una pregunta más común de lo que parece y nosotros le vamos a dar respuesta para que por fin salgas de dudas.

¿Realmente hay diferencias entre burros y asnos?

La respuesta corta y larga es no, no hay ninguna diferencia entre burro y asno porque realmente nos estamos refiriendo al mismo animal. Eso quiere decir que dependiendo de la zona en la cual nos estemos refiriendo al animal podemos usar el término asno o burro.

Para que te hagas a la idea, los dos términos siempre hacen referencia al animal Equus africanus asinus.

Analizando la palabra asno podemos darnos cuenta de que proviene del término asinus. En cambio, la palabra burro es la evolución del término burricus. En ambos casos, los dos términos siempre se usaban a la hora de hablar de los pequeños caballos que tenían fuerza para poder trabajar y mover cosas de un sitio para otro. Eso sí, a pesar de su gran potencial a la hora de trabajar, el animal nunca presentó la elegancia de los caballos. Pero lo importante es dejar claro que ya desde el latín se usaban dos términos diferentes para el mismo animal. Esos términos han ido evolucionando hasta el día de hoy y se pueden usar las dos opciones sin problemas a la hora de referirnos al mismo animal.

Independientemente de si usamos el término burro o asno, tenemos que tener la certeza de que hablamos de un animal que siempre se ha usado como animal de carga. El burro siempre ha sido un animal con una gran resistencia física y con un alto poder de adaptación a los climas. Gracias a su potencial laboral, el burro se ha extendido por muchas partes del mundo, lo que hace que sea muy común por todo el globo.

LEER  Como limpiar caracolas

¿Cómo es el burro o asno?

Tras conocer que ambos términos hacen referencia al mismo animal, vamos a mostrarte información del animal para que puedas saber más.

El burro físicamente destaca por ser de cuerpo compacto. Normalmente el animal no suele superar el metro y medio de altura, lo cual facilita la carga y subirse al mismo. Además, tiene un perfil ligeramente rectangular, lo que hace que sea ideal para la carga.

A lo anteriormente mencionado tenemos que añadir que el burro cuenta con largas orejas y una cola fina que suele acabar en un penacho en la parte final. Como sucede con los caballos, el burro también cuenta con crin, aunque es mucho más corta.

A la hora de tocar al asno nos damos cuenta de que la textura es algo áspera. El pelo puede tener más o menos longitud y diferentes colores. Todo dependerá de la variedad de burros que tengamos delante. Por ejemplo, los colores más comunes suelen ser el pardo, marrón, negro y gris. Como sucede con los caballos, actualmente hay diferentes tonalidades en los asnos.

¿Hay diferencias entre burros y mulas?

La respuesta es sí, al contrario de lo que sucede con los términos burro y asno, la mula es una especie diferente al burro, lo que quiere decir que en este aspecto sí que existen diferencias.

Es verdad que la mula también pertenece a la familia de los équidos, pero en este caso tenemos que decir que es un animal diferente. Realmente es un híbrido entre burro y yegua. Este término es la evolución lingüística del término en latín mulus. Ese término fue usado por los romanos para identificar a los animales que procedían del cruce entre caballo y burro.

LEER  Mi conejo bebe mucha agua ¿debo preocuparme?

Analizando el cuerpo de la mula nos damos cuenta de que es compacto, con un toque redondeado y con un físico robusto. A nivel estético se puede parecer al burro, pero realmente tiene diferencias que nos muestran que la mula no es lo mismo que el asno o burro. Si buscas encontrar una diferencia rápida entre ambos animales, te recomendamos fijarte en la cola. En la misma podrás encontrar una inserción alta y verás que la misma está llena de pelo como sucede con los caballos. En cambio, en el burro eso no sucede. Eso se debe a que la mula proviene en parte del caballo y ese factor genético se traslada de manera directa.

Un dato importante a tener en cuenta es que la gran mayoría de mulas son estériles, lo que quiere decir que posteriormente no se pueden reproducir entre ellas. Además, según los expertos, en el caso de que la mula sea fértil, lo más común es que las crías salgan mal. Suelen ser con malformaciones o con mucha debilidad. Eso significa que las mulas no se usan para ser reproducidas por ese aspecto. Por ese motivo, para que la mula pueda seguir existiendo es necesaria la reproducción entre burro y caballo. Sin ese intercambio genético la mula dejaría de existir.

Total
0
Shares
También te puede gustar