Cómo cortar el celo de una gata naturalmente

Existe una función común entre todos los seres vivos, y esta es, a pesar de la gran diversidad de modalidades, su capacidad para reproducirse. Es típico en muchas especies de mamíferos, que las hembras pasen por un periodo estacional conocido como celo, donde son más receptivas sexualmente.

En el caso de los gatos, este periodo fértil en el que ocurre la ovulación, desencadena una serie de cambios hormonales y de comportamiento. Durante este tiempo las hembras maúllan durante el día y mucho más en la noche, manifiestan cambios leves en su estado de ánimo, mueven mucho la cola y tienden a frotarse frecuentemente contra los objetos que las rodean.

Estas conductas se deben a la liberación de feromonas que utilizan naturalmente para llamar la atención de los machos. Por lo que, si tienes una gata en casa, está atravesando por la etapa de celo y no sabes qué hacer, lo principal será tenerle paciencia y seguir las recomendaciones mencionadas a continuación.

¿Cuánto tiempo dura el celo en las gatas?

El celo es el momento hormonal en que la hembra está preparada para reproducirse. El primer celo aparece a muy temprana edad cuando el felino alcanza cerca del 90 % de su peso adulto, entre los 4 y 6 meses de nacido.

Este periodo del ciclo reproductivo, popularmente llamado celo, se conoce como estro. En el año se pueden presentar de 2 a 4 de estos ciclos de apareamiento, los cuales están muy ligados a las temporadas donde la luz del día es más prolongada, como en primavera, verano y otoño.

Si tu mascota está en contacto con otros gatos y consigue aparearse, la etapa del estro no durará mucho más de 4 días. Pero, si tu gata se encuentra aislada y no consigue pareja, esta etapa puede durar de 7 a 10 días y repetirse cada 15 o 21 días.

Fases del celo

Las 5 fases que atraviesan las gatas durante el periodo fértil son:

  1. Proestro: dura de uno a dos días, y no suele causar cambios en el comportamiento.
  2. Estro: durante esta etapa es típico observar variaciones en la conducta del animal, tanto en el estado de ánimo como en su receptividad hacia otros gatos. Tiene una duración media de 7 días, que pueden alternarse en rangos que van de los 2 a 19 días.
  3. Interestrus: es el intervalo que transcurre entre un ciclo y otro, cuando la gata no consigue quedar embarazada. Es decir, ocurre cuando no ha ovulado y su duración es de 13 a 18 días, hasta que nuevamente comienza el proestro.
  4. Diestrus: esta fase ocurre si la gata ovula y logra aparearse con un macho.
  5. Anestro: se trata de la ausencia de cualquiera de estas fases. Puede suceder como consecuencia de menos horas de luz. Esto no aplica para gatos caseros, ya que estos tienen una exposición constante a la luz de interiores.
LEER  5 razas de gatos que no sueltan pelo

¿Cómo saber si mi gata está en celo?

Suele ser relativamente sencillo reconocer cuando una gata se encuentra en celo, debido a que presenta síntomas bastante peculiares que no pasan desapercibidos. Tales como:

Necesidad de atención

Durante esta fase tu gata pedirá más atención de tu parte, por lo que terminarás dándole más caricias de lo habitual. Estas tienden a demostrar un cariño inusual por ti o cualquier otro miembro de la familia, asociado a que se encuentra en un estado de ánimo muy sensible.

Ansiedad

El estado fértil les genera mucha ansiedad, así que es posible verla mucho más inquieta. Y por mucho que intentes distraerla, no será tarea fácil conseguirlo.

Sangrado vaginal

La presencia de un sangrado o inflamación vaginal no suele ser común en las gatas en celo, sin embargo, se han presentado casos en los que pueden segregar algún tipo de mucosa vaginal. Por lo que, si notas algún sangrado o secreción, consulta con el veterinario para descartar la posibilidad de alguna otra patología.

Postura atípica

Durante este periodo las gatas tienden a adoptar una postura diferente. En la cual la parte delantera de su cuerpo se inclina hacia abajo, acomodando hacia arriba la parte de atrás y la cola, dejando sus genitales a la vista (esta posición es conocida como “postura de monta”).

Maullidos fuertes y excesivos

Suelen ser muy frecuentes y ocasionar molestias auditivas, porque se asemejan a los gritos de una persona. Esto lo hacen para anunciar que están en busca de un compañero sexual. También los ronroneos serás más constantes.

Frotar su cuerpo contra objetos

Ya sea al tirarse al suelo y girar sobre su propio cuerpo, o al frotar su cabeza y cuello con todo aquello que encuentre suave y acolchado, forman parte de las conductas que puede adoptar una gata en celo.

LEER  5 plantas tóxicas para gatos con las que tener mucho cuidado

Lamido de los genitales

Aunque es normal que nuestras mascotas laman sus genitales eventualmente como una rutina de aseo, una gata que esté en celo, lo hará más constantemente.

Orinar en diferentes lugares

En estos casos la gata rociará su orina por varios lugares de la casa, similar a lo que hacen los machos para marcar territorio. En vez de hacerlo sentada o agachada como de costumbre.

Escapar de casa

Este comportamiento de escape será muy normal si tu gata vive encerrada y no tiene acceso al exterior, pues esto le impide acercarse a un macho y satisfacer su instinto reproductivo.

¿Qué puedo hacer si mi gata está en celo?

Dale más atención que de costumbre

Pese a que los gatos son animales poco afectuosos, durante los días de celo tu gata puede necesitar cariños adicionales. Por ende, para subirle el ánimo mientras la haces sentir amada, puedes cepillarla, masajearla o acariciarla varias veces al día, lo que también ayudará a distraer su atención.

Mantenla caliente

En general, el calor ayuda a que las gatas se relajen y disminuya su ansiedad. Por lo que, si la ves muy nerviosa o sus maullidos se vuelven incesantes, puedes calentar una compresa, manta o toalla para que se siente sobre ella.

No dejes que interactúe con otros animales

En primer lugar, si tienes otras mascotas en casa, la mejor solución es que las mantengas alejadas de la gata en celo, ya sea que estén castrados o no. Para ello, puedes dejarlas por unos días con algún familiar o amigo de confianza.

Por otro lado, evita que tu gata tenga el más mínimo contacto (físico o visual) con algún gato macho. Ya que la falta de contacto disminuirá su desesperación por salir y reducirá sus intentos de escape.

Debido a que en muchos sitios hay gatos callejeros, lo mejor será que impidas el acceso y visión de tu mascota a las ventanas y balcones, ya sea con una persiana, cartón o similar.

Mantén limpia su caja de arena

Para que no orine en cualquier parte de la casa, lo mejor será limpiar con más frecuencia su caja de arena, esto la alentará a darle uso. Porque la considerará como un lugar que aún no ha marcado.

No debes emplear productos con amoniaco, ya que estos emanan un olor similar al de la orina de los gatos machos, y puede que, en vez de calmarla, la ponga más activa.

LEER  Mi gato bebe mucha agua, ¿debo preocuparme?

Dale unas palmaditas en la parte trasera

Si la oyes maullar por horas y la ves muy nerviosa, trata dándole unas palmaditas suaves en la parte superior de sus patas traseras, cerca de la cola, muslos y parte baja del lomo. Ya que, este tipo de masajes suele tranquilizarlas por un rato.

Usa un difusor de feromonas

Normalmente, estos son productos utilizados por los veterinarios para mantener la calma de sus pacientes en la clínica. Según las investigaciones, estos difusores de feromonas no actúan de inmediato, así que puedes tardar un par de semanas en ver resultados, o incluso tener que esperar hasta el próximo celo para notar los cambios.

Remedios naturales para reducir el celo de una gata

Lo primero que debes tener en cuenta, es que no existe un remedio natural que corte el celo completamente, pero si ayudarán en gran medida a aliviar las conductas de las gatas durante dicho periodo. La única forma de eliminar por completo estos síntomas, será a través del uso de medicamentos recetados o esterilizarla.

Pero si eres de los que respetas la naturalidad de los procesos biológicos o deseas en algún momento que tu gata tenga descendencia, y prefieres no esterilizarla. A continuación, te enseñamos sobre algunas hierbas florales que calmarán a tu felina amiga.

  • Hierba gatera: puedes administrarla unos 15 minutos antes de que empiecen los signos de estrés. El problema con esta hierba, es que no todos los gatos responden de manera positiva a ella, así que todo será cuestión de suerte y de probar qué tal te va.
  • Manzanilla: este tipo de flores secas ayuda a calmar el estrés y desorden hormonal. Tiene un efecto en los felinos muy parecido a los medicamentos contra la ansiedad que consumen los humanos.
  • Aceite de menta: se agregan unas gotas de aceite de menta sobre una compresa o pañuelo, con el cual se frotará a la gata por los laterales.
  • Valeriana: sus efectos son muy similares a los producidos por la hierba gatera, pero a diferencia de esta, la mayoría de los gatos si son receptivos a su consumo y que además de calmar al animal, también le produce somnolencia.
Total
0
Shares
También te puede gustar