Como limpiar caracolas

El término caracola hace referencia a los moluscos gasterópodos conocidos como caracoles marinos. Aunque son animales propios de los ecosistemas acuáticos, sus caparazones vacíos han ido a parar a las playas de todo el mundo mucho antes de la existencia de la humanidad.

Como consecuencia, estas criaturas marinas han convivido muy de cerca con el ser humano desde sus inicios. Tanto así, que sus conchas han pasado a ser símbolos de diferentes culturas muy reconocidos por su diversidad de significados.

Aunque entre muchas culturas se tenga la creencia de que las caracolas son sinónimo de energías negativas al ser consideradas desechos del mar, muchas otras personas las ven como pequeñas obras de arte marinas. Su variedad de formas y colores es tal, que recoger conchas en la playa como objeto decorativo se ha vuelto una actividad común en los viajeros.

Sin embargo, si decides recoger caracolas para regalar o decorar tu hogar, te recomendamos limpiarlas muy bien de la forma que te mostraremos a continuación. Así, evitarás los malos olores y garantizarás una mejor conservación en el tiempo.

Como limpiar caracolas de mar

Las caracolas tienen dos significados culturales muy diferenciados:

  • El primero: como símbolo de origen, de la vida en el agua primitiva, como recordatorio de la tierra antecesora de las formas de vida terrestre y su vínculo con el mar.
  • El segundo: representado como un símbolo de la muerte, asociado a las malas energías. Al haber sido el hogar de especies marinas, que, al morir, el océano expulsa hacia las orillas de la playa.

Para muchos, las caracolas son consideradas artículos de gran valor. Por lo que, si te encuentras en la playa, con una gran idea artística en mente, y te dispones a recoger caracolas, debes tener en cuenta que sin duda alguna estas piezas estarán: llenas de arena, microorganismos o alguna pequeña especie viviendo dentro de ella.

En consecuencia, si deseas sacar a relucir su verdadera belleza, deberás limpiarla y remover los residuos adheridos a ella. Y el cómo hacerlo te lo enseñamos a continuación.

Limpiar caracolas vivas

Lo primero que debes hacer es determinar si la caracola que acabas de recoger alberga alguna criatura viva en su interior, lo sabrás si observas tejido animal adherido. En caso de que así sea, trata de dejarla donde la encontraste y buscar otra, de esta manera contribuirás de forma positiva con la naturaleza.

Si resulta que es una caracola muy especial y única, y llevártela a casa es muy importante para ti, averigua primero acerca de las leyes de la región. Debido a que, en algunos lugares, la recolección de ciertos tipos de caracolas vivas es ilegal, por ser especies vulnerables que se ha acordado proteger ante los efectos de la pesca indiscriminada.

Ahora bien, si conseguiste una caracola viva, pero con una gran belleza que no puedes dejar pasar y ya investigaste sobre su vulnerabilidad. Es hora de mostrarte que hacer para retirar el tejido animal y asegurar que no se estropee con el pasar de los días.

LEER  Razas de vacas españolas

1. Hervir la concha para retirar el tejido

 Esto hará más sencilla su remoción, ya que ablandará los tejidos orgánicos presentes en el interior:

  • Colocar las conchas en una olla con 5 cm de agua por encima. Debe ser agua a temperatura ambiente, puesto que cualquier calor repentino puede ocasionar la fractura de la concha.
  • Poner a hervir el agua a fuego alto por al menos 5 minutos (si es solo una concha), si se trata de varias caracolas o de una, pero de gran tamaño, deberás dejarlas más tiempo.
  • Utilizar unas tenazas para sacar las conchas del agua y pasarlas a una superficie suave y cálida, como por ejemplo una toalla caliente.
  • Con unas pinzas o palillos, retirar todo el tejido animal que encuentres en el interior y tíralo a la basura.

2. Enterrar la concha viva

Aunque es el método que más espera requiere, suele ser el que da mejores resultados y evita el daño de la concha, ya que serán los insectos los encargados de limpiarla de forma natural:

  • Hacer un hoyo en la tierra de aproximadamente 45 a 60 cm de profundidad (en el cual haya espacio suficiente para todas las conchas). Debe ser profundo para evitar que otros animales como perros o gatos, escarbando, lleguen a conseguirlas y dañarlas.
  • En el caso de que sean varias, deber colocarlas dentro del hoyo de manera uniforme y dejando cierto espacio entre cada una.
  • Luego debes cubrir las conchas con la tierra del hoyo que cavaste.
  • Al cabo de un par de meses, insectos, larvas y gusanos, habrán retirado todas las bacterias presentes en la caracola. Recuerda que mientras más esperes, mejores serán los resultados.
  • Desenterrar las caracolas y verificar que todo el tejido animal ha desaparecido.

3. Congelar las conchas de mar

El congelamiento mata cualquier tejido animal, lo que hace más sencillo su limpieza:

  • Colocar las conchas en una bolsa plástica con cierre hermético.
  • Añadir agua a la bolsa, hasta que las conchas queden sumergidas.
  • Meter la bolsa al congelador y dejarla por un par de días
  • Saca la bolsa del congelador y deja que se descongele por completo.
  • Luego puedes proceder a extraer el tejido animal del interior.

Limpiar caracolas muertas

1. Utilizar lejía o cloro para eliminar los restos orgánicos.

Sin lugar a dudas, la lejía en un componente super efectivo para retirar la tierra, impurezas y restos animales del interior de las caracolas. Aunque, algunos expertos en caracolas advierten acerca de los efectos del cloro sobre el color y olor resultes del uso de este procedimiento. También se recomienda utilizar guantes para proteger tus manos:

  • Llena un recipiente con agua y lejía en partes iguales
  • Vierte las caracolas en dicho recipiente y déjalas remojar durante todo un día (la lejía se encargará de matar a todos los microorganismos)
  • Posteriormente sácalas del agua
  • Enjuágalas y quita los restos con ayuda de un cepillo o palillo
  • Déjalas secar por al menos un día entero
LEER  Cómo criar caracoles en casa

2. Usar pasta de dientes para limpiar la concha

A pesar de ser una alternativa menos fuerte para el blanqueamiento de las caracolas de mar:

  • Aplicar sobre un lado de la concha una capa delgada de pasta de dientes y luego proceder de la misma manera con el lado contrario.
  • Dejar actuar la pasta de dientes por al menos 5 horas, incluso si deseas puedes dejarla durante toda la noche
  • Presta atención a la consistencia de la pasta de dientes. Cuando veas que se ha puesto dura, con la ayuda de un cepillo de dientes viejo y un vaso con agua tibia, restriega minuciosamente la superficie e interior de la caracola.
  • Una vez hayas terminado, enjuaga y asegúrate de eliminar todos los residuos y el resto de partículas que veas.

Este proceso no solo dejará una concha limpia y de buen olor, sino que su textura será suave y con pocas imperfecciones.

Es normal encontrar percebes adheridos a la concha. En estos casos puedes apoyarte con alguna herramienta dental, una esponja de alambre o algún cepillo para removerlos, no obstante, el proceso será más efectivo si previamente la has remojado en agua tibia o lejía.

Además de la limpieza, el brillo de las conchas marinas suelen ser una característica muy deseada por los amantes de caracolas, para lograr un brillo profundo solo deber conseguir:

  • Aceite mineral: Puedes dejar un día el aceite sobre las conchas, luego restregar con un cepillo suave y posteriormente retirar el producto.
  • Spray: desde el uso de poliuretano con acabado de satén hasta una capa de esmalte de uñas, son las alternativas que tienes para darle a tu concha un acabado orgánico, brillante y duradero.

¿Qué puedo hacer con caracolas de mar?

Una vez hayas limpiado esas caracolas que recolectaste a la orilla de la playa en tu último viaje, puedes utilizarlas para hacer una gran variedad de manualidades y creaciones decorativas. Si no se te ocurre una idea en especial, puedes guiarte por los siguientes ejemplos:

1. Decorar una pared con conchas

Si en casa tienes una pared banca lisa, que te parezca aburrida y desees darle un toque llamativo, esta es una gran opción para darle vida. Aunque no lo parezca, esta idea es muy sencilla de llevar a cabo, pero para ello necesitarás:

  • Hilo transparente o nylon,
  • conchas de mar,
  • trocitos de vidrio pulido, de colores (que también puedes encontrar en la playa)

Luego de conseguir estos materiales, debes proceder a realizar un pequeño agujero en cada pieza para que puedas insertarlas en el nylon y separarlas con nudos. Haz tantas tiras como creas necesarias para cubrir toda la pared, finalmente cuélgalas y verás el excelente resultado.

2. Bisutería hecha con conchas

Pulseras, collares y pendientes, serán las creaciones de bisutería que podrás materializar a partir de esas conchas recogidas a la orilla del mar. Solo debes tener en cuenta que necesitarás ciertos materiales para completar tu proyecto:

  • Conchas de mar,
  • decoraciones o pedrería adicional,
  • cordón del material de tu elección,
  • pequeños aros de metal,
  • herramientas como pinzas y alguna herramienta que tengas a tu alcance para perforar las conchas
LEER  Diferencias entre asnos y burros

Luego de haber reunido todo lo necesario, deberás proceder a escoger el tipo de bisutería que desear hacer. Por ejemplo:

  • Si harás un collar, deber cortar un cordón más largo y buscar una concha ideal para colocar en el centro, perfórala, colócale un arito de metal y pasa el cordón por el centro.
  • Si decides hacer unos pendientes, lo ideal será una concha más pequeña que sea similar a otra para poder tener el par. También deberás perforarla, colocar un pequeño aro de metal y unirlas a una base de pendiente.
  • Si tu idea es hacer una pulsera, existen varias maneras, o con un diseño central muy similar a la idea del collar, pero en este caso con un cordón más corto y decorada con la pedrería adicional. O escoge unas conchas muy pequeñitas que puedas colocar una tras otra y unir con nudos a lo largo de toda la pulsera.

3. Manualidades con botellas y caracolas

Esta idea es una de las más populares y de mayor uso. Para lograr tener una de estas botellas marinas en tu casa, solo debes conseguir:

  • Una botella de cristal,
  • un cordón,
  • una concha de mar (pequeña para que pase por la abertura de la botella)

Puedes envolver la concha con el cordón, o perforarla y pasarlo por el agujero, escoge la opción que más te guste. Luego enrolla el otro extremo de la cuerda en el pico de la botella, pasa la concha hacia la parte interna y listo, ya tendrás tu botella de concha marina colgante.

4. Mosaicos usando conchas de diferentes tamaños y colores

Esta idea es una de las más sencillas de elaborar, pero también la que ofrece uno de los mejores resultados. Para poner en marcha tu obra de arte directamente del mar, solo debes encontrar:

  • un recipiente desechable (ya sea de plástico o cartón),
  • yeso para manualidades,
  • pegamento,
  • las conchas que hayas elegido

Luego solo tendrás que recubrir el molde con yeso para que adquiera la forma deseada. Posteriormente, deberás pegar con el pegamento o sellador las distintas conchas que has escogido, seguidamente desmolda y disfruta de un hermoso artículo decorativo.

5. Colocarle aplicaciones de caracolas a tus trajes de baño

Deja de buscar en tiendas el bañador perfecto, con esta idea podrás tener un traje de baño único y llamativo. Solo debes conseguir:

  • Un traje de baño básico, preferiblemente color blanco,
  • tus conchas favoritas, que no sean demasiado grandes y combinen entre ellas,
  • hilo y aguja

Después de haber encontrado todos estos materiales, podrás empezar a confeccionar el bañador más sorprendente y hecho totalmente a tu gusto. Puedes coserlas en la parte de abajo, cubrir la parte de arriba en forma lineal, e incluso puedes hacer un dibujo que te ayude a crear una forma en particular, solo debes usar tu imaginación.

Total
0
Shares
También te puede gustar